Destinado a visitar a los adultos mayor internados en los geriátricos y casas de reposo. Llevar la alegría de la música y de la danza venezolana se convierte en una actividad social donde los jóvenes con su algarabía y deseo de transmitir y compartir el amor por la ternura del abuelo con el sentido más amplio de agradecimiento que estas personas dieron a la vida. Carta de Juan Pablo II a los Ancianos: “Mientras hablo de los ancianos, no puedo dejar de dirigirme también a los jóvenes, para invitarlos a estar a su lado. Os exhorto, queridos jóvenes, a hacerlo con amor y generosidad.” (1 de Octubre de 1999)